Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

Display Grid Slider

Grid Slider Styles

Display Trending Posts

Display Author Bio

No

Display Instagram Footer

Dark or Light Style

¡Únete al club!

Mi segundo libro

Diseño blog por www.experimentoana.com Plantilla: Sencilla. Con la tecnología de Blogger.

El Norte se mueve

tiendas







I ♥ street style

Seguidores

El final alternativo de Caperucita Roja


¡Buenos días!

Hoy, no tengo fotos bonitas de packagings preciosos, ni de mi agenda, ni siquiera esos tips o consejos que me gusta daros a veces. El post de hoy es mucho más serio. Hoy me pregunto y os pregunto yo: ¿¿cuál es el final bueno y verdadero de Caperucita Roja??

Tal cual lo leéis. Hace ya unos meses que pasamos a Miguel de la cuna a la cama y, con ese cambio, inauguramos la época de los cuentos. Confieso que me gusta, me encanta. Las noches que estoy en casa y no tengo que trabajar, su padre le lava los dientes y yo me encargo de contarle el cuento. Tenemos una mini biblioteca y, si nos quedamos sin ideas, recurro al Instagram de Beatriz Millán (@beatrizmillan), que este año se ha propuesto el reto (retazo, más bien diría yo) de recomendar un libro para leer con los peques cada día.

Antes de las nueve, él prepara los cojines (uno para él y otro para mía) en su cama y escoge su cuento. Nos sumergimos en los mundos de Caillou, Peppa, cuentos clásicos, Peca y Lino (de las unidades didácticas que estudian en la guarde), Mickey, clásicos Disney... El caso es que el otro día me vi con el primer papelón... El domingo, mi madre le había contado Caperucita Roja mientras comía. Cada vez que me acercaba a la cocina le veía masticando y con los ojos abiertos como platos. El niño se comió todo lo que tenía en el plato sin rechistar y sin moverse de la silla.

Por la noche, me dijo: "Mamá, quiero que me cuentes el cuento de Caperucita". Y yo, ilusa de mí, me dije "esto está chupado". ¡JA! Y un "ja" más grande que el bosque en el que se perdió Caperucita, que al parecer, Yosemite se queda corto por hectáreas. Empezamos:

"Había una vez, una niña que vivía con su mamá. Un día, su abuela le regaló por su cumpleaños una caperuza, y desde ese día todos le llamaron Caperucita Roja". ¡¡MEC!! Error. Una vocecita me dice: "No, mamá, la capa se la regala su mamá, pero no era su cumple". Una frase venía a mi cabeza: "¡Zas, en toda la boca!" Esa para empezar.

Según avanzaba el cuento, me di cuenta de que ¡¡no me lo sabía!! Tal cual: "Mamá, Caperucita no se pierde en el bosque", "Mamá, Caperucita no se entretiene cogiendo flores; lo que pasa es que el lobo la engaña y le dice que vaya por otro camino más largo". "Mamá, la abuelita se cansa de esperar a Caperucita, se mete en la cama y deja la puerta abierta para que entre cuando llegue".

En cinco frases, Miguel me hizo unas 50 correcciones, parafraseando literalmente lo que mi madre, aka su abuela, le había contado. Dos años y 11 meses y me dice: "Que no, Mamá, que Caperucita llegó a casa de la abuela sin fuerzas por coger el camino largo que le había dicho el lobo". Emoticono con los ojos abiertos a tamaño industrial.

¡Ojo, que viene spoiler!

Y lo mejor llegó cuando estaba a punto de terminar. Le cuento que el leñador, después de rescatar a Caperuticta y a su abuelita, tira al lobo al río. Y me quedo así de ancha. No queremos traumas, gracias. Miguel se incorporó, se sentó en la cama y me dijo, casi literamente: "Mamá, que no. Que el leñador le llenó la barriga de piedras y cuando el lobo se despertó, tenía mucha sed. Se acercó al río y se cayó con el peso de las piedras". ¡¡Acabáramos!! El peso de las piedras. Mi hijo sabe más de gravedad que su madre :O Y, por si fuera poco, tenemos finales alternativos para el lobo, Caperucita y toda la troupe. Esa para que vuelvas, Chris.

Yo que había "edulcorado" la versión de mi madre y en vez de decirle que el leñador plantaba dos tiros al lobo que lo dejaba seco, directamente le dije que le tiraba al río. Y él me dio una explicación, con su lengua de trapo, aclarando todas mis dudas. Que si no sabía que si tienes piedras en la tripa y te inclinas al beber agua, te caes al río de cabeza. ¡Toma esa!

El cuento acabó, Miguel me miraba con ojos como platos y me dijo: "Mamá, este cuento no te lo sabes, pero me puedes leer uno de los que ahí (señalando a su estantería), que esos te los sabes muy bien". Le faltó decirme decirme "maja, que en los papel tienes chuleta y no tienes que inventártelos".

No quiero terminar sin contaros la anécdota de que, después de la vergüenza con Miguelito, el lunes fui directa a dos librerías y me dijeron que no tenían el cuento clásico de Caperucita Roja, que tenían otros.. ¡¡¡pero versiones paralelas!!! Más finales alternativos. No teníamos suficiente con El efecto mariposa o El Escondite, ahora Caperucita también deja el final abierto. Llego a casa con la historia de que Caperucita se ha ido a Nueva York y el niño directamente me veta a la hora del cuento.

Y ahora, por favor, contadme, 
¿cuál es el final que os sabéis del cuento de Caperucita?

¡Que tengáis un feliz miércoles!
Little Hannah
4 Comments
Share This Post :

You Might Also Like

4 comentarios:

Rocio dijo...

Estos niños de ahora se las saben todas!!! jajajaj que gracioso es Miguel
A mi mi madre me contaba la misma q tu madre le conto a el.......lo de las piedras, creo q ahora se edulcoran un poco, pero yo sinceramente no creo q sean tan traumaticos, si lo pensamos todo un poco, antes veiamos Heidi y Marco, y ellos no tenian padres y vivian miles de aventuras q son bastante mas traumaticas q los cuentos q se supone q debemos contar ahora

maituins dijo...

No les engaña nadie. Me lo imagino corrigiendote.
Te puedes creer que no me acordaba de lo de las piedras... Y en tu versión ¿el lobo se come a la abuela y el cazador se la saca de la tripa?
Bss

Loqueven mis ojos dijo...

Es que de un mismo cuento hay mil versiones.
En el que nosotros tenemos en casa el cazador ata al lobo a un arbol y nadie sabe cuanto tiempo estuvo ahi.. Fin.
A mi me sonaba que había una versión que el lobo se comía a la abuelita y el cazador con un cuchillo la sacaba de la tripa, muy gore, no? Normal que lo cambien...
Me imagino al peque corrigiendote, que salao!

A poquitinos ss dijo...

Yo lo de las piedras me lo sabía para el cuento de los 7 cabritillas. En mi versión el cazador mata al lobo y saca a Caperucita y a la abuelita de la tripa. Por cierto, en mi versión la caperuza se la regala la abuela y ésta està en la cama porque está enferma, por eso va Caperucita a llevarle la comida.

Follow @mylittlehannah